Colombia: el candidato Petro

petro_4.jpgGustavo Petro puede llegar al poder en Colombia. Las próximas elecciones presidenciales, el 27 de mayo, o en la segunda vuelta alrededor de un mes después, decidirán el futuro de Colombia en los próximos años.

El candidato Petro milita en Polo Democrático Alternativo (PDA), por el que se presentó a las interpartidistas de marzo, ganándose el puesto para las presidenciales de la próxima semana.

Desde que quedó segundo en esas interpartidistas, ha ido escalando posiciones en las encuestas a base de puro marketing político. Tuits, discursos y debates muy bien medidos lo mantienen en primera línea de la comunicación política; eso, unido a sus poses artificiales y ciertos exabruptos al estilo Trump, le están convirtiendo en un serio aspirante a la presidencia de la República de Colombia.

El candidato Petro, antiguo militante de la organización guerrillera insurgente –es decir, terrorista– de izquierda M-19, convertido a político, está sabiendo legar a las masas de votantes, cambiando su presencia y su discurso, hoscos y toscos, por modelos más refinados de una y otros, aprendiendo así de la forma de hacer política del difunto Chávez e incuso de Donald Trump.

Su equipo de asesores se está ganando su sueldo, que debe ser elevado. De ese sueldo, a algunas fuentes en Colombia les cabe la duda de quién lo paga. ¿Puede que éste sea el candidato oculto de las FARC?

En todo caso, la solución, el domingo 27 o a finales de junio, tras el posible balotaje.

En Malasia gobernará un nonagenario

Mahathir MohamedMe entrevistaba el viernes UN Radio, de Colombia, una emisora con la que colaboro desde hace años, sobre las elecciones en Malasia, en donde la coalición Pakatan Harapan (Alianza de la Esperanza) ha ganado las elecciones con un líder, Mahathir Mohamed, de 92 años que había pertenecido al partido hasta ahora en el poder, la Barisan Nasional (Coalición Nacional), envuelta, cómo no, en un gran escándalo de corrupción, destronando al primer ministro Najib Razak quien, presuntamente, se ha quedado “carne entre las uñas”, es decir, una buena cantidad de dinero destinado a las necesarias mejoras en el país.

Charlábamos –al final, esas entrevistas acaba siendo una charla entre amigos– sobre las razones por las que una persona de 92 años se ha llevado en voto de las generaciones digitales y de personas hasta los 40 años; incluso, a pesar de los esfuerzos de Najib por conceder prebendas en forma de exención de impuestos, con carácter retroactivo, a los más jóvenes, y de las reformas electorales en su favor realizadas previamente.

Habrá que estudiar su campaña electoral, pero hay, sin duda, dos factores importantes. El primero, el hartazgo de la población mundial en general con la corrupción política. Nuestros gobernantes, en cualquier lugar del mundo, más parecen creerse servirse de lo público, y ser beneficiarios del dinero de nuestros impuestos que servidores públicos.

El segundo, la promesa de dejar el poder en dos años a Anwar Ibrahim, encarcelado por sodomía –sí, lees bien: allí es un delito; pon los emoticonos que quieras– y que más parece estar en la cárcel por motivos políticos que por delitos reales. Dos años para encauzar el rumbo, tras su experiencia de gobierno.

Lo que es cierto, es que en Malasia hay un ambiente de alegría del que participan jóvenes, ancianos y familias de las tres principales etnias de Malasia –la malaya, con un 69 por ciento, la china con un 24% y la india con un 7 por ciento– para celebrar un nuevo futuro que procede del pasado, ya que Mahathir ya gobernó el país durante más de dos décadas, entre 1981 y 2002.

Mucha suerte en esta nueva etapa.

Y fallaron las encuestas en Costa Rica

Me aposté una caña y un pincho de tortilla a que se cumplían las encuestas. No he aprendido las lecciones anteriores. La suma de votos de la primera vuelta hacían pensar que ganaría el predicador, pero Costa Rica optó por la continuidad.

Acaban de entrevistarme para alnavio.com; os transcribo mis respuestas.

– ¿Cree que con el triunfo de Carlos Alvarado ganó el mal menor?

Así lo creo; entre otras cosas porque es el candidato con ciertas garantías de tener una infraestructura política detrás. Ninguno de los dos era un candidato óptimo para el país, pero Carlos era el mal menor, en mi opinión.

Tras intensos debates sobre religión y matrimonio igualitario, parece que Costa Rica ha optado por la opción menos conservadora, lo que supone un cambio sustancial en la sociedad tica. Carlos Alvarado ha sacado más del 20 por ciento a su contrincante, con un nivel de abstención menor del pronosticado.

– Nuevamente las encuestas han fallado. ¿Qué opinión le merece?

Predecir un resultado electoral es complicado siempre porque el encuestador, y después el analista, no saben hasta qué punto el encuestado responde la verdad, ni hasta cuál la muestra es suficientemente representativa de todos los estratos sociales.

Las encuestas predecían dos cosas:  que ganaría Fabricio y una elevada abstención, superior a la que se ha producido. Tal parece que Carlos Alvarado ha sabido movilizar a sus votantes y, desde luego, que la mayoría de los electores de los demás partidos han elegido el mal menor, pero no se han atrevido a decírselo a los encuestadores. Según estudios, un 60 por ciento de la población electora ha cambiado el sentido del voto; eso dice a favor del presidente electo y su campaña electoral que, de alguna forma, se ha sacudido el polvo del debate sobre el matrimonio igualitario y ha convencido a los costarricenses con la forma de abordar los verdaderos problemas sociales, políticos y económicos del país.

– ¿Y ahora qué en Costa Rica? ¿Cuáles serán los grandes retos para Carlos Alvarado?

El primero y principal es lidiar con la enorme deuda fiscal, por lo que tendrá que elaborar un plan de impuestos y un plan antifraude fiscal que resucite al país; es decir, elaborar un plan fiscal integral. En paralelo, mejorar los niveles de empleo lo que, además, contribuiría a ayudar con el déficit fiscal.

Otro gran reto es el de mejorar las infraestructuras del país; en especial, las de movilidad: es decir, las relativas a la circulación, aunque no son las únicas.

A partir de ahí, y en paralelo, lograr una sociedad igualitaria en donde se respeten los derechos de hombres y mujeres por igual.

También, lograr los niveles de seguridad de antaño, que van decreciendo con los tiempos.

Y un esfuerzo más del futuro gobierno: reducir las tasas de abandono escolar. La educación y la formación son los pilares de una sociedad abierta, desarrollada y de futuro.

Mucho trabajo para los próximos años, sin duda.

– Con un Parlamento tan fragmentado, ¿considera que tendrá difícil gobernar?

Ese es el calvario. La mayoría de los partidos restantes han “prestado” los votos al candidato del PAC, pero no los escaños. Un parlamento tan dividido hará que la oposición cobre fuerza y trate de no facilitar el gobierno al PAC y su nuevo presidente.

La posibilidad más beneficiosa para Costa Rica es un pacto para los grandes temas de estado, dejando a la confrontación los asuntos ideológicos y más políticos, y en estos, que sean las fuerzas del parlamento las que se mojen, pero que luchen con fuerza en los grandes problemas para levantar a Costa Rica.

– ¿Cree que los costarricenses han dado una segunda oportunidad al PAC pese a que el mandato de Luis Guillermo Solís no ha sido del todo positivo?

Es evidente que sí. Entre lo malo y lo peor, han optado por la continuidad. Lo cierto es que no tenían mucho donde elegir, si bien ese fue el resultado de las urnas en primera vuelta.

Si considera oportuno añadir cualquier otro aspecto, adelante.

En resumen, a Costa Rica le espera conocer el grado de madurez de su clase política. La democracia más consolidada de Latinoamérica se enfrenta a un período difícil de gobernabilidad y los políticos deben dejar a un lado las divisiones para centrarse en sus jefes: los ciudadanos costarricenses, y resolverles los problemas acuciantes que agobian al país. No se pueden permitir un gobernó con las carencias del período recién finalizado. La cuestión es si lo lograrán… o si querrán lograrlo.

Mesa redonda ‘Elecciones en Costa Rica. Segunda vuelta’, dentro del ciclo ‘América vota’

Mañana participo en la mesa redonda sobre las elecciones en Costa Rica, segunda vuelta de las presidenciales.

Se trata de unos comicios en los que Costa Rica debe elegir entre dos candidatos que no destacan por ser los mejores posibles, según me confirmó hace unos días un costarricense analista político, cuando coincidimos en Bogotá para otras elecciones. Mañana tendremos ocasión de analizar las posibilidades en esta mesa redonda que celebraremos en Casa América.