En Malasia gobernará un nonagenario

Mahathir MohamedMe entrevistaba el viernes UN Radio, de Colombia, una emisora con la que colaboro desde hace años, sobre las elecciones en Malasia, en donde la coalición Pakatan Harapan (Alianza de la Esperanza) ha ganado las elecciones con un líder, Mahathir Mohamed, de 92 años que había pertenecido al partido hasta ahora en el poder, la Barisan Nasional (Coalición Nacional), envuelta, cómo no, en un gran escándalo de corrupción, destronando al primer ministro Najib Razak quien, presuntamente, se ha quedado “carne entre las uñas”, es decir, una buena cantidad de dinero destinado a las necesarias mejoras en el país.

Charlábamos –al final, esas entrevistas acaba siendo una charla entre amigos– sobre las razones por las que una persona de 92 años se ha llevado en voto de las generaciones digitales y de personas hasta los 40 años; incluso, a pesar de los esfuerzos de Najib por conceder prebendas en forma de exención de impuestos, con carácter retroactivo, a los más jóvenes, y de las reformas electorales en su favor realizadas previamente.

Habrá que estudiar su campaña electoral, pero hay, sin duda, dos factores importantes. El primero, el hartazgo de la población mundial en general con la corrupción política. Nuestros gobernantes, en cualquier lugar del mundo, más parecen creerse servirse de lo público, y ser beneficiarios del dinero de nuestros impuestos que servidores públicos.

El segundo, la promesa de dejar el poder en dos años a Anwar Ibrahim, encarcelado por sodomía –sí, lees bien: allí es un delito; pon los emoticonos que quieras– y que más parece estar en la cárcel por motivos políticos que por delitos reales. Dos años para encauzar el rumbo, tras su experiencia de gobierno.

Lo que es cierto, es que en Malasia hay un ambiente de alegría del que participan jóvenes, ancianos y familias de las tres principales etnias de Malasia –la malaya, con un 69 por ciento, la china con un 24% y la india con un 7 por ciento– para celebrar un nuevo futuro que procede del pasado, ya que Mahathir ya gobernó el país durante más de dos décadas, entre 1981 y 2002.

Mucha suerte en esta nueva etapa.