Patada a seguir del exministro

Captura de pantalla 2018-06-14 a las 10.04.35El mundo del amarilleo se queda sin el Màxim ministro. Se ha marchado; insultando, pero ha dimitido. Y lo ha hecho porque se ha descubierto que trató de colar a Hacienda 310.000 euros de nada en gastos injustificables. Dice la sentencia que obró de mala fe. Es decir, que además de crear una sociedad no ilegal –a efectos de impuestos– para ahorrarse unos puntitos de impuestos, tampoco quería devolver el IVA. ¡Un listo!, uno más.

Y se ha ido llamando jauría a quienes pedíamos su cese –que no su dimisión, porque eso le dignificaba, según él mismo–.

Se va chulo, burlesco, altivo, desafiante. Quiere dejar el camino despejado al líder, como si él fuera importante. Se va  mirándonos por encima del hombro, con desprecio, a quienes pagamos los impuestos hasta el último céntimo –qué remedio–. Se marcha con esa estupidez con la que tuiteaba.

No me pareció tener altura de ministro, pero el listón está bajo así que uno lo admite todo. Era un nombramiento para la galería; desde hace tiempo sé que la izquierda maneja mejor la comunicación de la derecha, y así nos va a todos; así ha actuado el inquilino de Moncloa, Pdr Snchz, sus nombramientos son una clara muestra de ello; se parecen a los de ZP en su primer (des)Gobierno, pero todo tiene un límite y este estaba fuera de él.

Màxin el Breve ha muerto políticamente. Se ha ido matando, pero se ha ido. ¡Adiós!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *